Aliento del cielo para cada día: ARRAS

EFESIOS 1:13-14: En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras…

Cuando recibimos a Cristo como nuestro Salvador personal sucede un milagro: Dios mismo, por su Espíritu Santo, hace morada permanente en nuestras vidas. El Señor nos sella con Su Presencia y nos da las arras del Espíritu. La palabra “Arras” es un término legal utilizado en la compra-venta de propiedades. Cuando una persona quiere comprar una casa determinada, para empezar el proceso, debe dejar una seña o suma de dinero a cuenta del total. No paga todo sino que da un adelanto del total a pagar. En la vida espiritual sucede exactamete lo mismo. Cuando nos convertimos a Cristo fuimos sellados y Dios nos dio las primicias, o un adelanto de su presencia, para asegurarnos que somos sus hijos e hijas. Las arras del Espíritu en nuestra vida nos han sido dadas para confirmar nuestra validez como hijos herederos del Señor. Tambien para garantizar que así como recibimos un adelanto de Su Presencia habrá más bendiciones para nosotros en el futuro. La conversión y la salvación es la puerta inicial en el Camino del Señor. Allí no termina todo, sino que comienza un nuevo horizonte de grandes posibilidades en Dios. Agradezca al Señor en este día por su propia salvación y tambien porque hay MAS DE DIOS posteriormente. La salvación es un regalo precioso que comienza al recibir a Cristo, y continua en todo nuestro andar con Dios durante todos los días de nuestra vida. ¡Siempre hay mucho más en las cosas de Dios! ¿Está preparado para recibirlas?

CONFESION DE FE:
HAY MUCHO MAS DE DIOS PARA MI VIDA

ORACION:
Gracias por tu hermosa y poderosa salvación, oh Dios. Gracias porque ahora me doy cuenta que la salvación no es un fin sino el comienzo bendecido de todo mi andar contigo. Anhelo más de ti y te pido que me lo enseñes con tu Poder. Amén.