EL PODER CHAYIL EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

Habacuc 3:19 dice:
“El Señor omnipotente es mi fuerza; da a mis pies la ligereza de una gacela y me hace caminar por las alturas.” (NVI)

Jehová Chayil, ¡el Señor es nuestra fuerza!

La palabra “fuerza” en el hebreo es “chayil”. Esta es una palabra poderosa que significa “la contundencia, fuerza y poder de un ejército; la pujanza y el dinamismo de los hombres, medios y recursos. Eficacia, habilidad y riqueza”. A menudo es utilizada en las Escrituras para describír a los valientes.

Proverbios 31:10 utiliza esta palabra para describir a las mujere valiente y virtuosa.

Nuestro Dios es Jehová Chayil… El Señor es nuestra fuerza. El tiene todo lo que necesitamos para ganar nuestras batallas y nos capacita para que progresemos en nuestras asignaciones o en el cumplimiento de Sus promesas en nosotros. Cualquier cosa que se necesite para vencer los obstaculo que uno enfrenta se encuentran en él.

Si necesitamos fuerza física o espiritual, la encontraremos en Jehová Chayil. Si usted necesita valentía para vencer el temor y la incertidumbre durante su camino de fe, Jehová Chayil soplará el denuedo, la intrepidez sobre usted.

Si se siente atascado, trabado, el le dará la destreza de un ciervo para que pueda brincar con fuerza y agilidad a través de los lugares desafiantes. Si usted esta luchando con falta de finanzas o recursos y se siente desafiado a moverse a un nuevo lugar debido a que la provision parece estar estancada, recuerde que cuando una cañeria de agua esta arrugada/ondulada/torcida el agua se acumula pero cuando la cañería es arreglada el agua sale en abundancia.

Asi son las cosas con Jehová Chayil. Jesús manifestó su fuerza sobrenatural durante su recorrido terrenal y espiritual. El supo que la fuerza que tenía para finalizar su asignación no provenia de su habilidad humana, sino que nos dio un ejemplo a cada uno de nosotros para acercarnos al Padre para todo lo que necesitemos. Despues que el resucitó de la muerte, ascendió al cielo y envio el Espíritu Santo para morar dentro nuestro: “Recibireís poder (dunamis) cuando el Espíritu Santo haya venido sobre vosotros…” (Hechos 1:8)

La palabra griega “dunamis” (utilizada en el Nuevo Testamento para la palabra «poder» de Hechos 1:8 entreo otros) es similar a “chayil”, la cual significa “fuerza, poder milagroso, habilidad, abundancia, obras ponderosas, obrar milagros, poder, riqueza, fuerza, poderio, obras maravillosas”. Aqui nuevamente vemos a Dios proveyéndole recursos a Su pueblo con una fuerza, habilidad, recursos sobrenaturales y poder para hacer milagros.

Más acerca de la palabra “chayil”…

1. Esta palabra significa autoridad o poder, la habilidad para llevar a cabo algo o producir algo. La palabra es utilizada para referirse a la fuerza física en el sentido del poder que puede ser ejercido o aplicado (Eclesiastés 10:10). A menudo esta palabra aparece en el contexto militar. Aquí es el poder de fuerza física y habilidad para desempeñarse en la batalla (1 Samuel 2:4; Salmos 18:32, 39; Salmos 33:17 aplica la palabra a un caballo de guerra. Un uso interesante de Chayil aparecen en Números 24:17-18 donde Balaam profetiza la destruccion de Moab y Edom en las manos de Israel.

2. Chayil significa “riqueza, prosperidad” Génesis 34:29; Deuteronomio 8:18; Rut 4:11.

3. Varios pasajes utilizan la palabra en el sentido de ser hábil o capaz, por ejemplo, tener la capacidad o potencia para actualizar un evento. Génesis 47:6; Rut 3:11; Proverbios 12:4. Cuando es utilizada en cierto contexto, la palabra puede ser traducida como “valiente” 1 Samuel 14:52; Números 24:18; 1 Samuel 14:48.

4. Tambien esta palabra puede referirse a las tropas de un ejercito en el sentido de la combinación de varios individuos. Bajo esta idea la palabra puede representar a los miembros de un ejercito distribuidos para realizar ciertas funciones, 2 Crónicas 17:2.

5. Chayil algunas veces representa la influencia de la “clase alta”, la cual como en todo Sistema feudal, estaba constituido por soldados, ricos y de influencia. Sanbalat habló delante de sus hermanos y el ejercito de Samaria, por ejemplo, en la corte real, Nehemias 4:2. La Reina de Saba fue acompañada por una numerosa escolta de personas de la clase alta de su tierra, y “vino a Jerusalén con un séquito muy grande” 1 Reyes 10:2